MENU

Programa de implicación de trabajadores en la gestión energética de equipamientos públicos

FICHA TÉCNICA

Autoría: Cíclica [space·community·ecology] i Synapcity

Miembros del equipo de Cíclica: Mariona Alcaraz (coordinadora)

Encargo: Ayuntamiento de Viladecans

Año del proyecto: 2012-2015

Fotografía: Synapcity

El consumo de energía del sector de la edificación –responsable de más de un tercio del consumo de energía en Europa- es una de las fuentes principales del antropogénico cambio climático. Observamos que las mejoras técnicas y físicas en los edificios no son suficientes para garantizar la reducción del consumo de energía, salvo que los usuarios sean capaces de operar los edificios y sus instalaciones de manera óptima. En la mayoría de los casos, el uso y gestión de la energía es invisible para los usuarios y a menudo no sienten ninguna responsabilidad sobre su comprensión y control. Este proyecto propone una metodología para el desarrollo de nuevos hábitos como medidas de gestión energética.

Una búsqueda-acción participativa fue diseñada como proyecto piloto a escala municipal en Viladecans, en el área metropolitana de Barcelona. Durante tres años se ha llevado a término un programa de implicación de trabajadores y usuarios en la gestión energética de equipamientos públicos –escuelas, oficinas, bibliotecas…-. El objetivo del proyecto era evaluar el potencial de las emisiones de carbono considerable sin afectar al confort ni a las actividades. Durante el programa, ninguna otra medida de mejora en las instalaciones o el edificio fue aplicada con el fin de discriminar las mejoras en comportamiento. En la implantación del programa se han utilizado herramientas para incentivar y dar soporte al cambio de comportamiento como la formación, asignación de tareas orientadas a un objetivo, trabajo en equipo, el retorno directo, comparativo e histórico de información energética mensual y a tiempo real y retorno de los ahorros periódicos. El objetivo metodológico es el de dar un conjunto de herramientas de autoaprendizaje a través de un trabajo colaborativo. Para cada edificio se diseñó una estrategia de implantación a medida, echo que requería una estrecha cooperación con un amplio abanico de actores –desde políticos hasta trabajadores de empresas de servicios externos-. Finalmente, se va a crear un Banco de Energía municipal, con el fin de capitalizar los ahorros producidos y así financiar el propio proyecto y reinvertir el resto de otras medidas de eficiencia energética.

Como resultado del cambio de comportamiento organizacional, algunos de los edificios consiguieron hasta un 30% de reducción en el consumo de electricidad, con una media de un 17% comparada con los tres años anteriores. Adicionalmente, dos tercios de los participantes incrementaron su apreciación por el espacio y el confort, elementos clave para asegurar el compromiso a largo termino. Construir nuevos hábitos a través de procesos de aprendizaje organizacional es una medida de gestión efectiva y muy eficiente.

  • Presentación de PowerPoint
  • Imatge01
  • Imatge02
  • Imatge04

Comments are closed.